GHOSTING: TODO LO QUE NECESITAS SABER SOBRE EL TEMA

ghosting-messajes

Sales con alguien especial y de repente ya no recibes noticias suyas: ¿quizás era demasiado bueno ‘ghosting’ para ser verdad? Veamos si podemos ayudarte, ¡lee el artículo!

Ghosting: de “lo he visto” a “te he ghosteado” en un instante.

Los 3 casos más comunes de Ghosting (A, B y C):

La tendencia a no responder durante una conversación y convertirse en un “ghoster” puede ser desencadenada por diversas motivaciones:

  • Olvido
  • Poco interés
  • Superficialidad
  • Indecisión
  • Inseguridad

Hacer ghosting en cierto sentido significa interrumpir. No puede haber ghosting sin que haya habido un “comienzo”.

Caso A:
Comenzaste a chatear con un hombre y ahora tienen una relación virtual. Se desean los “buenos días” y “buenas noches”, les encanta intercambiar chistes y proponer juegos divertidos para darle un toque animado a sus conversaciones.

El último mensaje que le enviaste fue: “Estoy de acuerdo contigo… esa película es increíble, ¿alguna similar que me recomendarías ver?”

…Luego no respondió más, después de eso, nada. Desapareció. Se fue. Fin.

Y aquí es cuando, en una semana, tu mente comienza con:

Día 2: “¿dónde se fue?”
Día 3: “¿tuvimos una conexión virtual o me lo estoy imaginando?”
Día 4: “¿perdió la memoria y ya no sabe quién soy?”
Día 6: “bueno…”

Caso B:
Conociste a un hombre en una fiesta entre amigos y acordaron una cita cara a cara para el próximo fin de semana, solo ustedes dos.

-“¿Nos encontramos en el centro a las 21:00?”
-“Sí, confirmado, ¡hecho!
🙂
-“Punto de encuentro?”
-“Frente al quiosco amarillo”
-“Ok, hasta pronto”


La salida entre ustedes fue muy bien, y además se prometieron volver a verse para un picnic la próxima semana… ¡Qué lástima que después de saludarlo, le enviaste un mensaje diciendo que lo pasaste bien y que no podías esperar para definir el lugar y la hora del próximo encuentro, pero él no te respondió más, ignorando por completo tus mensajes!

Así fue como:

  • 6 horas después de la cita: “¿estoy loca o parece que nunca nos hemos visto?”
  • Día 2: “¿entendí mal? ¿Era irónico su ‘sí, organicemos para la próxima semana’?”
  • Día 4: “disculpen, ¿pero es que me he golpeado la cabeza en alguna parte y me perdí algo?”

Caso C:
Comenzaste a escribirte con un hombre pero no puedes entender lo que sientes por esta persona. Mientras tanto, decides disfrutar del momento llevando adelante sus conversaciones y, a veces, incluso tratando de escapar del “aburrimiento”.

Experimentas momentos alternos, algunos en los que estás completamente presente y en el meollo de la conversación, otros en los que desapareces para ocuparte de otras cosas y/o conversaciones.

En algún momento, te das cuenta de que no tienes ganas de continuar la conversación o simplemente te olvidas y la interrumpes por diversas razones (prisa, aburrimiento, olvido, poco interés…).

En este caso, ¡no eres tú quien sufre el ghosting sino quien lo inflige a alguien más!
Sí, pensabas que nunca habías hecho ghosting a nadie, ¿verdad? 😂

Cuando PARECE, pero no es Ghosting:

“¡Aquí no ha respondido al mensaje! Acabo de ser ghosteada…”

¡Alto!

No necesariamente una persona que no responde te ha ghosteado intencionalmente. Deberías preguntarte: “¿Cuánto tiempo ha pasado desde mi último mensaje?”

Por supuesto, si han pasado más de 2 semanas y lo ha visto sin responderte, entonces quizás puedas comenzar a creer que es ghosting.

Si, en cambio, ha pasado menos tiempo, es probable que no lo sea, podría ser un caso de “Ghosting inconsciente”.

Suspender una conversación sin la intención real de hacerlo se puede definir como una acción de ghosting involuntario que la otra persona está practicando contigo sin ser consciente de ello.

Sí, esto también sucede.

Puede suceder que, por diversas razones, sea difícil encontrar tiempo para responder, o que algo distraiga la atención de la otra persona y la lleve a interrumpir bruscamente la conversación.

Supongamos un caso de ghosting inconsciente; podría ser así:

Te has estado escribiendo con un hombre casi todos los días, te gusta, pero estás viviendo momentos intensos durante tus días: muchos compromisos laborales, fatiga física y mil pensamientos…

Y así, cuando finalmente encuentras un momento, ha pasado una semana y recuerdas que no has abierto los chats en dos días:

“Michele te ha escrito…” y luego miras cuándo, “hace 2 días…”

¡Ops, acabas de ghostear a un hombre!

A menudo, el ghosting no es intencional y también puede resultar ser ghosting algo que al principio fue un olvido…

Los efectos psicológicos de hacer ghosting y/o recibirlo:

Desaparecer y convertirse en un fantasma puede tener repercusiones psicológicas importantes, no solo para la víctima que es “ghosteada” sino también para el que inflige la acción, el “ghoster”.

De hecho, lo primero que hay que observar es la simplicidad de este comportamiento: a menudo sucede porque es fácil de llevar a cabo. No se dan explicaciones y no se tienen que afrontar conversaciones difíciles.

Para el “ghoster”, esta es la oportunidad perfecta para evadir los problemas y evitar el contacto directo, mostrando su escasa habilidad para comunicarse, e incluso su gran inmadurez emocional.

Por otro lado, ¿qué siente quien sufre el ghosting?

Quien desaparece (ghoster), podríamos definirlo como alguien que abandona la relación sin pensar en la otra persona. No le da la oportunidad del diálogo, del enfrentamiento, ni siquiera de una explicación. Quien lo sufre, se queda con sus preguntas y, a menudo, con muchos interrogantes. Pueden manifestarse signos de desánimo, autocensura o un atisbo de enojo hacia el “fantasma”.

Sin embargo, algunas víctimas de ghosting logran darle un giro positivo al evento, “estudiando” al sujeto con el que tuvieron la relación.

Ghosting: cómo comportarse

“Ghostear” a alguien no es la mejor opción si eres una mujer, ciertamente no te hace parecer más responsable y madura a los ojos de un hombre.

Por otro lado, tampoco es agradable recibir ghosting por parte de un hombre que te ha escrito durante mucho tiempo y un día, sin ninguna razón válida, decide interrumpir el contacto contigo.

Si piensas que has “ghosteado” a alguien al menos una vez, o más de una, aquí tienes 5 frases que podrías usar para evitarlo en el futuro y aclarar la situación:

  • “Perdóname, no estoy lista para llevar nuestra relación más allá. Siento que no tenemos suficientes cosas en común… ¿qué te parece si seguimos en contacto?”
  • “Quizás no estamos hechos para encajar… creo que sería mejor ralentizar y comunicarnos de vez en cuando.”
  • “Me ha gustado conocerte y pasar tiempo contigo, gracias. Solo quería decirte que recientemente encontré a alguien más compatible conmigo y quiero dedicarme completamente a esa persona.”
  • “¿Qué opinas de seguir en contacto? Estoy saliendo con alguien y quizás pronto se vuelva especial.”
  • “Eres una persona maravillosa y te deseo lo mejor.”

En cambio, si decides poner fin a este “efecto fantasma”, podrías tomar el toro por los cuernos y ser directa:

  • “Oye, ¿podrías decirme por qué ya no respondes? Si hay un problema, estoy lista para escucharte.”
  • “Si la elección que hiciste es dejar de sentir algo por mí, lo respeto. Solo quiero preguntarte la razón y poder seguir adelante.”
  • “¿Cómo estás? ¿Algo grave ocurrió? Vi que ya no respondes a mis mensajes. Solo avísame si está todo bien.”
  • “¿No crees que es justo que me des una explicación de por qué decidiste dejar de responder a mis mensajes?”
  • “¿Qué te parece contarme qué pasa? Y eventualmente tomar caminos diferentes. Solo quiero una explicación, eso es todo.”

You May Also Like